Capital Puebla
UnidadInvestigación
| | |

Laberintos de poder

Crédito:

El cumpleaños del Jefe deja de ser un laberinto porque queda en claro la complicidad del poder, donde el pueblo es un espectador doliente
19 de Marzo 2016
|

STALINGRADO

 

En México, es más fácil descubrir el misterio del origen evolutivo de la humanidad, que acceder a los laberintos del poder, porque a pesar de las últimas investigaciones de la paleontología a nivel mundial, poco a poco el misterio ha ido dando buenos resultados y nuevos datos sobre nuestra evolución en la historia.

 

Pues bien, la celebración de los 75 años del “Jefe” Diego Fernández de Cevallos, en su rancho de Jerécuaro, no tendría problema y sería uno más. Pero, gracias a la delegada en Miguel Hidalgo (Ciudad de México), Xóchitl Gálvez, una de las mil invitadas a la pachanga, se le ocurrió filmarla y aplicar la tecnología digital, para mandar al mundo el video en Periscope; nos enteramos que entre los asistentes estuvieron Calos Navarrete, Carlos Salinas de Gortari, Porfirio Muñoz Ledo, Jorge Castañeda, José Córdoba Montoya, Fernando Gómez Mont, el cardenal Norberto Rivera, Carlos Slim; por citar a algunos. Usted puede invitar a quien sea a su cumpleaños, no hay bronca, pero cuando gracias a Xóchitl nos enteramos que los invitados estuvieron la crema y nata de la tragedia pasada, presente y futura de nuestro México lindo y querido, no se vale.

 

El “Jefe” Diego, se justifica al decir: “Soy un convencido de que México necesita que sus hijos sepamos entender que en la pluralidad está la riqueza de México, donde todo mundo pueda tener sus ideas, sus principios, sus valores, sus ideologías, sus senderos; que cada uno respondamos de lo que hacemos y de lo que decimos, pero que no sea la discordia, que no sea el encono, lo que nos separe”.

 

Curioso escenario, donde antes, según su papel en esta obra teatral negra, cada quien asume el perfil de enemigo, declarando o actuando en la supuesta “defensa de la patria”, de los intereses nacionales y de usted, querido lector. Pues no, Xóchitl nos permite -sin ser paleontóloga- desenterrar ese pasado de mentiras, que hoy es tragedia, gracias a un cumpleaños.

 

Carlos Salinas y el Jefe, se enfrascaron en “batallas” verbales para denunciar la corrupción, la violación sistemática de la Constitución, etcétera. Lo mismo Muñoz Ledo y Carlos Navarrete. Ambos perredistas, también son amantes del arte de la mentira, porque siguen al pie de la letra el manual, actuando en la farsa, pero en los hechos, como buenos chuchistas, le hacen el gordo a la mafia en el poder. El Papa Francisco, de seguro se enfermó del estómago de coraje, al enterarse que Norberto Rivera lo ignoró, al no seguir al pie de la letra su mandato de no ser príncipe de las tinieblas.

 

En esta ensalada y fiesta de locos, la farsa teatral, hoy nos la cobran con mayor miseria y pobreza, con miles de muertos y desaparecidos, gracias a la guerra contra el narcotráfico; hoy vemos con crudeza que en el libreto que todos siguieron en el tiempo, se cumple, privatizando al por mayor los bienes nacionales, retrocediendo al tiempo y enterrando el motivo de la Revolución Mexicana, al millón de muertos por esta, y lo más gacho, el fin de nuestra Constitución, entre ello, el pueblo también pierde en derechos laborales, en servicios de salud, con una educación que no es formativa y sí castrante. Hoy, una vez más, empresas extranjeras extraen petróleo, crean bases de venta y más; millones de hectáreas son robadas a los campesinos para ser regaladas a capital extranjero para extraer minerales.

 

El jefe precisa diciendo que a estas comidas que hago anualmente van ricos y pobres, van funcionarios y van profesionales, van militantes de partidos y simpatizantes; de todas las ideologías, de todas las religiones. “Todos nos podemos ayudar en un diálogo en donde no sea el rencor lo que mueva, lo que impulse, cualquier vida privada, familiar o pública.”. Claro, entre la complicidad todo cabe. La bronca es que, al violar las leyes en su provecho, aniquilan el bienestar nacional.

 

Así como Muñoz Ledo y Navarrete, quedaron al desnudo, como los villanos del teatro, ante los ojos de una clase trabajadora jodida, en Puebla, no cambia el escrito, porque como lo dijo el Jefe, “Todos nos podemos ayudar”, claro, pero entre los de cuello blanco, donde los pobres somos excluidos, pero sí instrumentos de acumular riqueza y plusvalía, siendo los “diputados” perredistas, Julián Rendón y Carlos Martínez, integrantes de la torcida, perdón, “Nueva Izquierda”, quienes promueven una impugnación ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en contra de la designación de Roxana Luna Porquillo como candidata a la gubernatura, haciéndole el caldo gordo a intereses del poder, no de una democracia, que como vimos en la fiesta del Jefe, donde la complicidad va más lejos de la democracia y justicia.

 

El cumpleaños del Jefe, deja de ser un laberinto, porque queda en claro la complicidad del poder, donde el pueblo es un espectador doliente del teatro negro. Puebla pertenece a una parte del libreto, porque los intereses cupulares, con el tiempo, develan la entramada de la escenografía, dando cuenta de otro más de los laberintos malévolos y perversos.

 

LGG

Encuentra más notas sobre

Más de Opinión