Capital Puebla
UnidadInvestigación
| | |

Alfarería del Barrio de La Luz, oficio que se apaga

,

,

,

Alfarería del Barrio de La Luz Foto: Notimex

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

30 de Julio 2018

Notimex

Editor
El oficio data de poco más de cuatro mil años, y es probable que las primeras piezas de alfarería en Mesoamérica se hicieran en el valle de Tehuacán

Los alfareros que por varios años le dieron fama al Barrio de la Luz, hoy ven como poco a poco se apaga este oficio que se resiste a extinguirse por completo; y tal como el ave Fénix luchó por resurgir entre las cenizas, los alfareros buscan levantarse entre barro y hornos.

En la calle Juan de Palafox y Mendoza número 1403, del Barrio de la Luz de esta ciudad, se encuentra uno de los pocos talleres de alfarería que se mantienen en activo, donde todos los días, a partir de las 6 de la mañana, se encuentran hombres sencillos pero trabajadores que ponen el corazón y esperanza en cada modelado de las piezas.

La preparación del barro consiste en mezclarlo con agua y pisarlo para formar una pasta, entre más pisado esté, se logran mejores piezas.

Listo el barro pasa al torno, de pie o de energía eléctrica, donde los alfareros no solo ponen las manos a la obra, sino también el corazón, la pasión, la paciencia y creatividad en cada pieza.

Después del modelado en el torno, las piezas se colocan de manera ordenada sobre las tarimas hasta que se sequen por completo, ya que meterlas al horno (de leña o gas) cuando aún no están del todo secas se corre el riesgo que se rompan, deformen o truenen en el horno, lo que representaría una pérdida total de inversión, material y tiempo.

Cada pieza pasa por dos etapas de cocimiento. En el primer cocimiento el horno puede alcanzar una temperatura superior a los 800 grados; después pasa a la greta (óxido de plomo) para el esmaltado, el cual también puede ser esmaltado de vidrio, y nuevamente se introduce al horno para el segundo cocimiento, el cual logra los mil 100 grados.

Una vez que las piezas salen del horno pasan al patio del taller o se exhiben sobre las banquetas de algunas fachadas en el barrio, donde lucen ollas de barro en gran tamaño; esas que se observan en los tianguis o mercados donde se preparan los moles. Las hay desde 1 kilo hasta 65 kilos con un costo de mil 300 pesos; y que en ocasiones los clientes regatean hasta en 800 pesos.

De acuerdo con el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), la alfarería es uno de los oficios más antiguos de la humanidad, y así se ha podido comprobar con los hallazgos de diferentes objetivos de arcilla en diferentes tiempos y de distintas civilizaciones.

En México se estima que el oficio data de poco más de cuatro mil años, y es probable que las primeras piezas de alfarería en Mesoamérica se hicieran en el valle de Tehuacán, Puebla y en la costa de Guerrero, donde se encontró la cerámica pox, fechada alrededor del año 2300 Antes de Cristo.

Encuentra más notas sobre

Más Multimedia