Capital Puebla
UnidadInvestigación
| | |

Responsabilizan a la Profepa de la muerte de las aves silvestres del Aviario


Crédito: Screen Shot 2015-06-03 at 12.01.01 PM, Foto: Especial,
|
03 de Junio 2015
|

VIOLETA GARCÍA ROJAS

Martín Camacho Morales, exencargado del Aviario y presidente de la Asociación de Pajareros, responsabilizó a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT) y a Africam Safari de la muerte de 28 aves silvestres y en peligro de extinción, durante su traslado a Flor del Bosque.

Señaló que a causa de mal manejo del personal que se encargó de realizar el traslado a la reserva territorial Flor del Bosque, algunas aves sufrieron maltrato y otras fueron asesinadas, porque al momento de ser atrapadas y sentirse amenazadas atacaron a las personas.

Indicó que muchas de las aves y animales que se encontraban en el Aviario del Parque Ecológico, estaban acostumbradas a su hábitat, al momento de ser trasladadas a otro lugar, atacaron al personal.

Acusó a la Profepa, a la SDRSOT de maltrato animal y negligencia.

“Corretearon a las aves, y como no se dejaban alcanzar, las dejaron sin comer para poderlas atrapar, incluso hubo un tucán que al momento de ser atrapado le mordió la mano al trabajador, y por temor a que le provocara un daño mayor lo apretó hasta que lo mató, lo mismo pasó con otras aves, entre ellas un búho”.

 

ZEG

Encuentra más notas sobre

Más de notas

Más populares

La aplicación "Yo sé circular" es gratuita y sólo está disponible para Android
Los aspirantes deberán tener entre 17 y 19 años
Siete empresas fueron avaladas por la Cofepris para la producción y distribución
Los habitantes de Tepeaca niegan "piratearse" los diseños de Amozoc; esperan una derrama de 15 mdp
Puebla rebasó el año pasado los 10 mil millones de dólares de exportaciones y con ese monto representaría un tres por ci...
Las huertas de blueberries en Zacatlán están certificadas por no utilizar fertilizantes ni químicos

Lo adictivo de lo virtual