Capital Puebla
UnidadInvestigación
| | |

ESTAFA VOLKSWAGEN, EN LA NATURALEZA DEL CAPITALISMO


Crédito: No available, No available
|
15 de Octubre 2015
|

Xavier Caño Tamayo

Timar es hurtar con mentira, engañar con promesas, que no se cumplen ni cumplirán, en beneficio del timador. La empresa Volkswagen tima desde hace años a quienes han comprado algunos de sus modelos. Manipuló millones de vehículos para ocultar que emitían más gases contaminantes de los que permite la ley, instalando en los motores un programa informático que falsea los resultados de las pruebas oficiales que miden esos gases. Desde mayo de 2014, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA) investigaba las emisiones de gases de automóviles Volkswagen en California.

La investigación demostró que vehículos de esa marca emiten más dióxido de nitrógeno que el permitido y la EPA acusó a la firma alemana de falsear las emisiones de casi medio millón de vehículos en Estados Unidos. Sorprendida en fraude, Volkswagen admitió la manipulación de vehículos diésel y reconoció que el fraude no solo afectaba a vehículos estadounidenses, sino a 11 millones de automóviles en todo el mundo. Un ministro sinvergüenza, no diré de que país, ha osado decir que el caso Volkswagen es algo aislado. Pero justamente es todo lo contrario. Es sistemático y sintomático.

Un timo de grandes proporciones, con premeditación y alevosía, además de grave delito contra la salud. El caso Volkswagen certifica que no hay capitalistas buenos y capitalistas malos. No es el problema de una minoría codiciosa que estafa y delinque. Esas actuaciones son parte esencial del sistema. No hay capitalismo bueno y capitalismo malo. Ya lo advirtió David Harvey: “quizás el capital funcione indefinidamente, pero provocará la degradación progresiva del planeta y el sufrimiento de la gente”. Más contundente y gráfico es Manuel Freytas cuando escribe que “el capitalismo no es otra cosa que una empresa de ladrones con un ‘sistema’ económico, político y social en el mundo para legitimar con leyes el robo masivo y planetario del trabajo social y de los recursos naturales”. El timo de Volkswagen abona esas afirmaciones. Y ante situaciones así la cuestión es sencilla.

Priman los derechos humanos de la gente, incluido derecho a la salud y a medio ambiente limpio, o los beneficios de unos pocos. Una cosa u otra. Ambas no son posibles. Recordemos historia reciente para comprender qué pasa. La principal razón del progresivo ‘endurecimiento’ del capitalismo y el porqué del auge del llamado neoliberalismo, el capitalismo más cuatrero, es la reducción de beneficios en la inversión productiva. A finales de los años sesenta, tras el crecimiento económico y la prosperidad que se dispararon después de la II Guerra Mundial, los beneficios de los capitalistas empiezan a bajar. Ahí empezó todo. Esa reducción de ganancias en la inversión productiva en los países desarrollados lleva a una financiariación de la economía a partir de los setenta. Además de esa financiarización galopante, como recuerda Harold Meyerson, “cuando se frena el aumento de beneficios en los años setenta, los ricos cambian los códigos fiscales, las reglas financieras y la negociación colectiva de los trabajadores para apropiarse de una porción sin precedentes de renta nacional”. Pero no bastó. La corrupción, el fraude y la evasión fiscal se convirtieron en medios sistemáticos para conseguir esos beneficios que la inversión productiva ya no proporcionaba porque había llegado la sobreproducción para quedarse.

Periodista y escritor/@xcanotamayo

Encuentra más notas sobre

Más de notas

Más populares

Los aspirantes deberán tener entre 17 y 19 años
Puebla rebasó el año pasado los 10 mil millones de dólares de exportaciones y con ese monto representaría un tres por ci...
La aplicación "Yo sé circular" es gratuita y sólo está disponible para Android
Reiteran 100 por ciento en condonación de multas y recargos
A partir del 1 de diciembre pasará de 80.04 a 88.36 pesos
El horario de atención será de 10:00 a 15:00 horas, previa cita.

Lo adictivo de lo virtual