Capital Puebla
UnidadInvestigación
| | |

Investigador rechaza uso de transgénicos en la agricultura


Podrían convertirse en supermalezas, difíciles o imposibles de combatir, afirma el investigador Salvador Mena Munguía
Crédito: smartstax-600x350, ,
|
17 de Mayo 2016
|

CAPITAL JALISCO

El investigador Salvador Mena Munguía afirmó que con la ingeniería genética se ha logrado producir un maíz resistente a todo tipo de herbicidas; sin embargo, no es recomendable, ya que dicho maíz tiene intercambio genético con otras especies que los agricultores denominan maicillos.

“En consecuencia éstos podrían convertirse en supermalezas, difíciles o imposibles de combatir”, afirmó el investigador del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara, quien resaltó que los transgénicos podrían acabar con variedades del maíz.

Durante una conferencia sobre biotecnología alimentaria, como parte del IV Panel de Expertos en Materia Ambiental, indicó que la variabilidad genética del maíz que tiene México podría extinguirse.

Explicó que la ingeniería genética promueve la manipulación, control y transferencia de ADN, de unos organismos a otros, lo que permite la creación de nuevas especies, la corrección de deficiencias genéticas y la fabricación de diversos compuestos.

Destacó que para impulsar la aplicación de la biotecnología es necesario que haya políticas públicas y reglamentaciones, estrategias de gestión y nacionales, regulación de riesgos, análisis de costo y beneficio. “No existe en México todo esto”.

BMQ/BPG

Encuentra más notas sobre

Más de notas

Más populares

Los aspirantes deberán tener entre 17 y 19 años
La aplicación "Yo sé circular" es gratuita y sólo está disponible para Android
Reiteran 100 por ciento en condonación de multas y recargos
El horario de atención será de 10:00 a 15:00 horas, previa cita.
A partir del 1 de diciembre pasará de 80.04 a 88.36 pesos
Puebla rebasó el año pasado los 10 mil millones de dólares de exportaciones y con ese monto representaría un tres por ci...

Lo adictivo de lo virtual